como ahorrar gasolina

Cómo ahorrar en el consumo de gasolina

Ahorra en el consumo de gasolina en tiempos de crisis

Es necesario tomar medidas ante el aumento de los precios de la gasolina para tratar de maximizar el depósito del vehículo. Si se toman medidas se puede ahorrar hasta un 20% anual.

Algunas recomendaciones para lograrlo son:

1. Realizar revisiones periódicas del estado general del vehículo.

2. Mantener perfectamente sincronizado el vehículo.

3. Al arrancar no es necesario calentar el motor del coche. Cuando no está en movimiento, sólo se desperdicia gasolina y se provoca un desgaste prematuro del motor.

4. Acelerar gradualmente, presionando con suavidad el pedal. Pisarlo a fondo produce hasta cuatro veces más consumo que si se hace de forma moderada.

5. Seleccionar la velocidad de crucero más adecuada a la ruta y las condiciones de tráfico, y mantenerla constante, la mayor parte de los vehículos ofrece un óptimo rendimiento entre 60 y 80 Km./hora.

6. Si el coche es de transmisión manual hay que cambiar a una velocidad superior cuando el sistema motor lo permita. Las velocidades bajas están diseñadas para lograr un alto empuje y una rápida aceleración.

En cuarta o quinta se ahorra gasolina

7. Recorrer estaciones de servicio antes de comprar, los precios pueden variar incluso entre gasolineras que vendan la misma marca.

8. Comprar gasolina por la mañana, cuando las temperaturas son bajas, esto hace que la gasolina sea más densa. Las bombas de gasolina miden y cambian según el volumen, no según la densidad.

Por la mañana el volumen que se compre será más denso. Se estará adquiriendo más gasolina sólida que vapores por el mismo dinero. Si se llena el depósito al mediodía, por la tarde o al anochecer, el litro de combustible no será un litro exactamente.

9. Cuando se llene el depósito, no hay que apretar la manilla del surtidor al máximo. Según la presión que se ejerza sobre la manilla, la velocidad del surtidor puede ser lenta, media o alta.

Hay que elegir siempre el modo más lento y se ahorrará más dinero. Al surtir más lentamente, se crea menos vapor, y la mayor parte del vertido se convierte en un lleno eficaz.

Todas las mangueras devuelven el vapor al tanque. Si se llena el deposito apretando la manilla al máximo un cierto porcentaje del líquido que entra en el deposito se transforma en vapor y vuelve por la manguera del surtidor al deposito de la estación.

10. Hay que llenar el depósito del tanque antes de que este baje a la mitad. Mientras más combustible haya en él deposito, menos aire hay en el mismo. El carburante se evapora más rápidamente de lo que se piensa.

Los grandes depósitos cisterna de las refinerías tienen techos flotantes en el interior, manteniendo el aire separado del combustible, con el objetivo de mantener la evaporación al mínimo.

11. No hay que llenar el depósito cuando sé están rellenando los tanques de la gasolinera ni inmediatamente después.

Si se llega a la estación de servicio y hay un camión cisterna que está llenado los tanques subterráneos de la misma o los acaba de llenar, hay que evitar, si puede, utilizar dicha estación en ese momento.

Al llenar los tanques, se remueve el combustible restante en los mismos y los sedimentos del fondo. Así que corre el riesgo de repostar combustible sucio.

12. Al utilizar el sistema de aire acondicionado el consumo de combustible se incrementa entre un 10% y un 20%.

Para disminuir este consumo, hay que bajar las ventanillas del vehículo para sacar el aire caliente y cerrarlos antes de encender el aire acondicionado.

13. Hay que mantener un registro de los gastos en gasolina para controlar el consumo.

Esto ayuda también a detectar irregularidades en el rendimiento del vehículo, que pueden hacer que el consumo de combustible aumente hasta un 20%.

Comparte este artículo